Pestañas

¿Cuántos idiomas habrá?

Parece algo asumido por tod@s que haya que conocer una segunda lengua para funcionar internacionalmente. El negocio se ha montado alrededor del inglés.

Pero se barajan otros, que pujan en importancia según las idas y venidas de una economía (real o ficticia) que no entiendo ni de lejos. Alemán, francés, chino ahora…

Ojalá existiese una lengua fácil, que se aprendiera en tres o seis meses a lo sumo,  que resolviera el problema de la comunicación internacional (entre vecin@s de planeta), y le imprimiera un tinte igualitario eliminando los abusos de una cultura sobre otra…

Espera… ¡si esa lengua ya existe! Se llama Esperanto. Suena bonito, es facilísima y aprenderla sienta muy muy bien. Y lo que es mejor: te permite viajar casi a cualquier país del mundo, ya que hay una gran comunidad esperantista formando una red.

Puedes empezar a informarte aquí:  http://www.esperanto.es/hef/index.php

Seguro que cerca de donde vives hay un grupo esperantista.

                                                               

 

¿Conoces la colección de 6 cuadernillos “Escuchando a l@s niñ@s? La autora es > Patty Wipfler. Es complicado encontrarlos impresos al no haber sido difundidos en librerías convencionales. Tengas o no criaturas a tu alrededor te resultará muy enriquecedora su lectura, porque te puede ayudar a entender muchas cosas sobre ti mism@. No acostumbramos a ponernos en el lugar de l@s niñ@s. Tenemos prisa por que se adentren en nuestro universo de normas artificiales, en nuestro mundo hipócrita. Aquí tienes un enlace para poder descargarlos >

https://docs.google.com/open?id=0B8_DbrCNGEyWNGI4YWE5ZmItYWFmNC00OTYTItZjJhOTk2MjgzZmRi

 

Después de haber leído el conocido libro de John Gray “Los hombres son de Marte, las mujeres de Venus” y siendo la lectura de este tipo de manuales cosa de venusianas como el mismo John Gray explica,  se me ocurrió una idea.

Con el fin de que mi pareja (un marciano de manual) se interesara por el tema de mejorar una relación amorosa, heterosexual en este caso,  escribí una especie de extractos de dicho libro, redactados de forma breve y esquemática a modo de carteles y organizados por temas. La idea era pegarlos por casa para llamar su atención sobre ellos e ir cambiándolos cada cierto tiempo.

Aquí está el enlace a los carteles:

https://docs.google.com/open?id=0B8_DbrCNGEyWODA2MWM5NzEtOWRkNi00Y2NmLTgxNzctMzk0ZmVlOThmNmQy

Tengo que reconocer que deposité demasiadas esperanzas en mi campaña informativa. Lástima.

jueves, 21 de junio de 2012

Memoria Histórica (2)


En una entrada antigua (Memoria Histórica 1) hablé de Claudio Sanz. En el lugar del que se extrajeron sus restos y los de los demás asesinados ha plantado mi madre dos rosales.
Todo está sucediendo al revés de como esperaba. 
Por un lado, parece que en el pueblo ya esté todo olvidado, y la exhumación de los cadáveres nunca hubiera tenido lugar o no mereciera la pena hablar de ella por no buscarse problemas (quien inventara la famosa frasecita "por la paz un avemaría" debería haber contado antes hasta cien).
Y por otro, el lugar que ocuparan estos cuerpos sin vida durante tantos años parece resistirse a cobrar vida de nuevo. No crece nada, a excepción de los dos rosales. Seguro que hay una explicación lógica para esto, pero el estado un poco desolado de este trocito de terreno recuerda a los paseantes que en este pueblo hay un tema pendiente que no debería enterrarse en el silencio.
Hoy he hablado con Julieta, una mujer que está ocupándose de los testimonios recogidos durante la exhumación y que va a transcribir con todos los detalles. A ver si la lectura de este documento es el empujón que hace falta en este pueblo para que por fin se pongan las cosas en su sitio.
Por mi parte, voy a seguir buscando una crónica muy justa y comprometida que hizo un periodista para el magazine matinal de la Sexta el día 4 de abril y que me temo que han hecho desaparecer.

lunes, 18 de junio de 2012

Un experimento



Llevo un tiempo con la sensación de que mi vida transcurre a empujones, siempre hacia adelante sin un respirito. Me da la impresión de estar sobre la cinta transportadora de una cadena de montaje.
He pensado en plantarme y parar el tiempo. Para ello, necesito algo a lo que asirme que esté aquí y ahora, no en el futuro (y menos, en el pasado) y que me conecte con la REALIDAD.
Me preocupa estar perdiéndome mi propia vida. Podría haber optado por la meditación. Osho lo recomienda encarecidamente. Pero como estoy empezando, se me ha ocurrido hacer fotos. Fotos a todas horas, de esto y de aquello.
Y mira, funciona. Pensar la fotos, observar y decidir el momento, descargarlas en el ordenador, mirarlas y atesorarlas es algo que frena mi alocada carrera hacia el después sin precisar de demasiada concentración inicial. Ya se verá lo que se hace después con ellas.
Cuando vuelvo de hacer fotos veo mi vida: mi hijo, mi pareja, mis asuntos, deberes y obligaciones, de una forma más reposada y a mi alcance.



viernes, 4 de mayo de 2012

Nuestros derechos fundamentales en peligro.

Por Andrés Krakenbergeren representación de la asociación proderechos humanos ARGITUZ
Viernes, 4 de Mayo de 2012
TODOS los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos". Así empieza la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el conjunto de principios internacionales que genera derechos para toda la ciudadanía y debería garantizar el respeto de todos ellos; no solo de los derechos civiles y políticos, como a veces se cree, sino también de los económicos, culturales y sociales.
Qué duda cabe de que estamos esperanzados en lo que atañe a los derechos a la vida y a la integridad física y psíquica, porque indudablemente la situación ha mejorado con el cese definitivo de la actividad armada declarado por ETA, el 20 de octubre de 2011, tras la Conferencia de Aiete. Pero resulta terriblemente preocupante la persistencia de denuncias de torturas y malos tratos, dentro y fuera del País Vasco, y parece que el Gobierno no se siente en absoluto interpelado, como si no fuera con él. Vemos alarmados también cómo la violencia de género no parece disminuir, sino que muestra síntomas de ir en aumento, ante la aparente incapacidad de las instituciones y la sociedad civil para lograr su erradicación.
Pero, además de derechos tan conocidos como estos, cabe recordar que el sistema fundamental de los Derechos Humanos se compone de una trilogía: la Declaración Universal de 1948 y los dos Pactos Internacionales de 1966, el de Derechos Civiles y Políticos, y el de Derechos Sociales, Económicos y Culturales. Todos ellos firmados y ratificados por el Estado español y plenamente vigentes. Repasemos, pues, otros derechos más olvidados.
Los derechos de reunión y de asociación pacíficas, junto con el derecho a la libertad de opinión y de expresión, se ven gravemente amenazados. La anunciada reforma del Código Penal contempla, entre otras cosas, criminalizar la protesta civil calificando la resistencia pasiva como "delito de integración en organización criminal", que podrá ser penada hasta con 4 años de cárcel y prisión provisional. Un atentado clarísimo a los pactos internacionales, que reconocen ampliamente dichos derechos básicos. Tampoco presagia nada bueno que esta reforma busque penalizar como "atentado a la autoridad" el "encadenarse" por los brazos durante una manifestación. Si además los recortes económicos o legales, por ejemplo, llegasen a limitar de facto el derecho al acceso a los tribunales cuando se violan nuestros derechos fundamentales, estaríamos en una situación muy cercana al autoritarismo puro y duro.
Todas las personas, también, tenemos derecho a un nivel de vida adecuado que nos asegure la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios. La Declaración afirma que mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, se deben satisfacer los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a la dignidad y al libre desarrollo de la persona.
En cambio nos dicen que hay crisis y que hay que apretarse el cinturón. Y además nos aseguran que los recortes en sanidad, educación y servicios sociales, de unos 10.000 millones, no supondrán una merma de estos derechos. ¿Es creíble? ¿Cómo se van a mantener estos servicios de manera adecuada, con un acceso para toda la ciudadanía (incluidos los emigrantes, el gran chivo expiatorio de esta crisis propiciada por la especulación financiera) si se recorta tan drásticamente el presupuesto?

Olvidan que la propia Declaración establece que no cabe realizar actos tendentes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en dicha Declaración, por lo que recurrir a la escasez de recursos para eliminar el derecho a una sanidad y una educación de calidad es una clara violación de los derechos humanos. Máxime cuando este argumento no se aplica con la misma contundencia a la hora de recortar gastos en Defensa o en la Casa Real.
Queremos recordar que las responsabilidades del Estado para garantizar estos derechos se miden en base a tres parámetros: la disponibilidad de los recursos públicos (que existan centros de salud, viviendas públicas, escuelas); el acceso a los mismos (que cualquier persona pueda acceder a ellas, independientemente de que viva en una u otra comunidad o localidad), y la calidad. Ningún sistema educativo ha mejorado despidiendo al profesorado y poniendo más alumnos y alumnas en las clases, ni ningún sistema sanitario funciona mejor cerrando quirófanos y alargando las listas de espera.
Pero parece que el Gobierno olvida que todo pacto internacional firmado y ratificado por el Estado tiene un rango legal superior a cualquier ley, excepto la Constitución. Y en lugar de defender esos derechos y cumplir con sus obligaciones hacia las ciudadanas y ciudadanos, solo le preocupan los mercados y los especuladores financieros y se limita a rendir cuentas ante ellos.
Parafraseando al Pastor Martin Niemöller, en su famoso sermón pronunciado en 1946 en Kaiserslautern: primero vinieron a por el derecho a la libertad de manifestación, guardé silencio porque no me suelo manifestar. Luego vinieron a por el derecho a la libre sindicación, pero tampoco me importó, no soy sindicalista. Ahora vienen a por el derecho a la sanidad y a la educación, pero no voy a protestar: ya no voy a la escuela y estoy bien de salud. Cuando vinieron a por mí, ya era tarde.

sábado, 21 de abril de 2012

Memoria Histórica (1)



Se llamaba Claudio Sainz, vivía en Espinosa de los Monteros y era pastor. El 20 de octubre de 1936, cuando tenía 16 años, fue asesinado por los falangistas. En una campaña de terror en la que le podía tocar a cualquiera tuvo la mala suerte de que le acusaran de espionaje. El frente quedaba entre los pastos y el pueblo.

Fue exhumado en la semana del 2 al 8 de abril de 2012, 76 años después y sin la presencia de un juez, junto a otros ocho hombres asesinados y enterrados junto a él. La fosa estaba entre la acera y el jardín de nuestra casa. Miembros del equipo de Aranzadi realizaron un trabajo muy profesional y respetuoso en grado sumo.

Cuando vimos aparecer a nuestros vecinos silenciosos de tantos años, primero las botas y después los esqueletos, con muestras de violencia antes del tiro “de gracia” y boca abajo para evitar que alcanzaran la vida eterna, tomamos realmente conciencia de la brutalidad de lo que allí había pasado.

Que descansen en paz y que a los aún vivos nos sirva para algo.